La escritora salmantina es finalista del Premio de la Crítica de Castilla y León por 'Días de euforia'

Pilar Fraile: “La novela me permite un análisis profundo de problemas éticos y políticos y llegar a un público amplio sin renunciar a mi propuesta estilística”

 

Narradora, poeta y doctora en Teoría de la Literatura por la Universidad Complutense de Madrid, en Días de euforia (Alianza Editorial), su segunda novela, la escritora salmantina Pilar Fraile indaga en nuestro futuro más próximo con una escritura incisiva, y una voz totalmente propia. Mediante una narración marcada por un ritmo tan desquiciado como hilarante, explora la moral del capitalismo que viene y sus paradojas. En esta entrevista, expresa su orgullo porque su trabajo haya sido seleccionado entre los títulos finalistas del ‘Premio de la Crítica de Castilla y León’ que promueve el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua.

¿Qué supone para usted el hecho de que el jurado del Premio de la Crítica de Castilla y León le haya designado finalista en su última convocatoria por su reciente novela Días de euforia (Alianza Editorial)?

Es un honor y una enorme alegría. Por circunstancias laborales y vitales tuve que salir de la Comunidad hace ya muchos años pero siempre me he sentido castellana, así que me hace especial ilusión que se reconozca y se difunda mi trabajo en mi tierra.

¿Se esperaba esta nominación?

La verdad es que no. Ha sido una gratísima sorpresa.

El jurado del Premio de la Crítica está compuesto por profesores universitarios, periodistas especializados y críticos literarios. ¿Qué cree que han visto en este texto?

Supongo que ha despertado su interés la capacidad de la novela de desvelar la tramoya de la vida contemporánea. También entiendo que han valorado la forma del texto: su trama coral, el uso de la elipsis, el estilo directo, los múltiples narradores y puntos de vista, etc., que hacen que el libro sea ágil y resulte atractivo para los lectores a pesar de la gravedad de los temas que trata.

Su novela indaga en las contradicciones de la condición humana y los críticos han dicho que disecciona los errores de nuestro mundo feliz con agudeza y soltura creando al mismo tiempo un retrato perturbador y convincente. ¿Coincide con estas opiniones?

Sí, tengo la sensación de que las sociedades en las que habitamos ponen al sujeto en una tensión vital extrema porque lo obligan no a ser feliz, sino a fingir que lo es. Una de las intenciones de la novela era poner de manifiesto esa contradicción y sus repercusiones en nuestra vida y, estoy de acuerdo, observarnos bajo esta luz, puede resultar tan inquietante como si nos viéramos en la mesa de disección.

También se ha dicho de esta novela que se trata de una crítica el capitalismo, una distopía, una reflexión sobre la soledad, una exploración de la moral del capitalismo y sus paradojas, e incluso el retrato inquietante de un futuro cercano que traerá cambios en las relaciones humanas. ¿Cómo la definiría usted?

Estoy fundamentalmente de acuerdo con estas definiciones que han vertido los críticos. Para mí, Días de euforia es el relato de la transición moral a la que estamos sometidos en las sociedades tardocapitalistas, y del hecho de que esa transición no ha hecho más que empezar y se va agudizar en las próximas décadas.

También es autora de varios poemarios, muchos de ellos traducidos a otros idiomas. ¿Se siente más poeta o novelista?

Ambas facetas forman parte de mí, son dos maneras distintas de enfrentarse a la realidad y a la propia conciencia y he practicado las dos desde el principio, aunque empezara a publicar poesía antes que ficción. Sin embargo, sí que es cierto, que en el territorio de la novela me encuentro actualmente muy asentada, porque me permite dos cosas que son parte fundamental de lo que pretendo conseguir como escritora: hacer un análisis profundo de ciertos problemas éticos y políticos y llegar a un público lo más amplio posible sin renunciar a mi propuesta estilística ni a lo que quiero contar.

¿Ha tenido la oportunidad de leer el trabajo de los demás autores finalistas? ¿Qué opinión le merecen?

He leído a algunos de ellos sí, sobre todo a los que tienen una carrera más extensa, como Colinas o Gamoneda, pero también a algunos de los de mi generación, como Olmos. Son todos escritores de altísimo valor literario y es gratificante que sean compañeros en esta selección. Estoy segura que los que aún no podido leer tienen también una propuesta seria e interesante.

FOTOGRAFÍA DE LOURDES CONTRERAS

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. OK | Más información