• Paseo de la Isla, 1, 09003, Burgos +34 947 256 090
  • info@ilcyl.com
La escritora salmantina Yolanda Izard ofrece la primera propuesta

Confinamiento literario con los escritores finalistas del Premio de la Crítica de Castilla y León

 

Yan Lianke, uno de los escritores más importantes de la literatura china actual, dirigió el pasado 21 de febrero un mensaje a sus alumnos de la Universidad de Hong Kong, vía aula virtual, en el que les decía, entre otras cosas: “Espero que, en un futuro previsible y no muy lejano, cuando este país comience a anunciar a los cuatro vientos con toda fanfarria y épica su victoria en la guerra contra la epidemia, no nos convirtamos en esos escritores que entonan cantos vacíos, sino únicamente en personas honestas y con memoria… Escribir poesía después de Auschwitz es un acto de barbarie, pero guardar silencio y olvidar son barbaries aún más terribles”.

La Fundación Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, a partir de las reflexiones de Yan Lianke sobre la memoria y los recuerdos que han de regir nuestro futuro más inmediato, propone a los finalistas del Premio de la Crítica de Castilla y León de este año escribir sobre la situación del país, del colapso cultural, social, político y económico, del colapso humano. No importa el género literario, su apego o no a la realidad. El límite espacial son cinco páginas, el temporal, una semana de plazo máximo. El ILCYL publicará los textos en su página web y se reserva el derecho de difundirlos a través de sus redes sociales, medios de comunicación o en una edición impresa.

Yolanda Izard Anaya

La escritora nacida en Béjar (Salamanca) en el año 1959 es la primera de los finalistas del XVIII Premio de la Crítica de Castilla y León que ofrece este solidario ejercicio literario al lector.

Bajo el título de "Diario de una reclusión", el relato, creado expresamente para esta iniciativa se adentra en el final de una era y el comienzo de otra, en la prueba que tenemos los humanos como especie dominante y cómo podemos enfretarnos a ella desde la individualidad de lo colectivo.

Su trayectoria ha destacado por un manejo camaleónico de los géneros literarios con seis libros publicados: dos novelas premiadas ("La mirada atenta", Premio Carolina Coronado, Del Oeste Ediciones, Badajoz 2003; "Paisajes para evitar la noche", Premio Cáceres de Novela Corta, Cáceres, 2003), 3 libros de poesía y una Selección de poemas de la Transición. En 2013 recibió el Premio Andrés Quintanilla de Poesía.

Además, colabora de manera habitual desde junio 2011 en el suplemento cultural de El Norte de Castilla, "La sombra del ciprés", en la Revista de Letras, de la Vanguardia, y en las revistas literarias Granite&Rainbow y Subverso, en las que ha publicado más de 60 reseñas y artículos literarios.

Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Salamanca, donde también he cursado estudios de Bellas Artes, y Posgrado en Experto Universitario en ELE, también ha hecho adaptaciones literarias y sus correspondientes actividades, para extranjeros. Actualmente imparte clases de Español para Extranjeros en la Universidad Europea Miguel de Cervantes y realiza correcciones ortotipográficas y de estilo.

Además, desde 2013 dirige e imparte un Taller de Escritura Creativa y Lectura, tanto presencial, en Valladolid, como online.

Finalista del XVIII Premio de la Crítica de Castilla y León por "Lumbre y ceniza" (Devenir).

“La poesía debe ser otra cosa”, relata Izard en el primer verso de Lumbre y ceniza, poemario que se alzó con el último Premio Miguel Hernández y se situó como uno de los diez finalistas del Premio de la Crítica de Castilla y León organizado por el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua. Y sigue, aclarando la naturaleza de esa otredad: “Debe habitar en parajes destartalados/ donde apenas habita la sombra del lirio/ y despeñarse entre las arrugas del hombre/ cinceladas con la tristeza”. En consonancia con esa declaración, la poeta fija la mirada “en la corriente del cielo” y dirige sus versos a las personas amadas y a las cosas que nos hicieron para llegar así al límite de las sombras de la noche, de todas las noches del ser humano. Fábula lenta de lo esencial e invisible con un ritmo hondo y expresión sabiamente contenida.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. OK | Más información